Usted está aquí: Inicio Noticias TECHOS VERDES PARA REVERDECER LAS CIUDADES (2º parte)
28.05.2014

TECHOS VERDES PARA REVERDECER LAS CIUDADES (2º parte)

Los techos verdes o vivos también son capaces de retener el agua de las lluvias

TECHOS VERDES PARA REVERDECER LAS CIUDADES (2º parte)

techo verde vivo

Los techos verdes o vivos también son capaces de retener el agua de las lluvias por un cierto periodo de tiempo, lo cual es muy útil cuando se producen precipitaciones copiosas en lapsos de tiempo cortos. De esta manera ayudan a los sistemas de evacuación de aguas urbanos, evitando que colapsen y se produzcan inundaciones.

El fenómeno conocido como “superficie sellada” que se produce cuando se sustituye un suelo poroso por otro impermeable, hace que la circulación de las aguas en esa zona cambie de manera importante. Gran parte del agua que permeaba hacia el suelo, alimentando así pozos y rios subterráneos, se ve forzada a correr superficialmente, siguiendo la pendiente del suelo.

Techos convencionales, veredas, terrazas, estacionamientos, calles asfaltadas u hormigonadas (no tanto las empedradas) suman miles de metros cuadrados de suelo impermeable, haciendo que el agua de lluvia no tenga otra opción que no sea correr y buscar la salida mas próxima.

Actualmente, y como consecuencia del cambio climático, algunas grandes ciudades presentan problemas derivados de la frecuentes lluvias, muy copiosas y de corta duración, típicas de los climas tropicales, que hacen colapsar sus sistemas pluviales. Los techos vivos en cambio, demoran algunas horas en comenzar a drenar el exceso de agua presente en el sustrato, contribuyendo a amortiguar este efecto.

Su habilidad para capturar partículas sólidas presentes en el aire también es valiosa, pues no retiene solamente polvo en suspensión, sino también metales pesados (plomo, mercurio) que, si no fuera así, probablemente respiraríamos irremediablemente en el organismo. Estas partículas, son luego llevadas por el agua hacia el sustrato y quedan atrapadas allí.

Las funciones de evapo-transpiración típicas de los vegetales, ayudan a controlar el contenido de humedad del aire, condensando el vapor excedente o evaporando agua cuando está muy seco. Actúan entonces como reguladores naturales, reduciendo la probabilidad de neblinas.

La protección que brinda la vegetación sobre los materiales que constituyen el techo, particularmente sobre la membrana que constituyen el techo, particularmente sobre la membrana impermeable, permite alargar su vida útil, haciendo innecesaria su sustitución por un plazo mayor, con los consiguientes efectos favorables para el ambiente.

Dado que son techos pesados, es muy difícil que se vuelen. A diferencia de otros tipos de cubierta más livianas, que son vulnerables a los efectos de os vientos fuertes, otro fenómeno que se registra cada vez con mas frecuencia, los techos vivos son resistentes por naturaleza a la acción del viento.

Y por si esto fuera poco, es muy interesante el grato impacto visual que se produce al colocar vegetación en un techo. La percepción del verde tiene impactos favorables en el ánimo de las personas y contribuye a crear un ambiente más tranquilo y amigable. En algunos casos, la vegetación presenta una floración que tiene efectos en el aroma del aire y el color de la ciudad.

Aumentar el área verde de una ciudad siempre es positivo. Sus efectos favorables son conocidos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, no siempre es posible plantar árboles en las calles o disponer de áreas abiertas que actúen como pulmón. Es por ello que los techos vivos, que cumplen, como se puede ver, varias funciones simultáneas, constituyen una respuesta muy adecuada al desafío que implica transformar nuestras ciudades en más habilidades.

Fuente- Revista EcoHabita