Usted está aquí: Inicio Noticias La respiración y la relajación
03.09.2009

La respiración y la relajación

Al hablar de relajación hemos de tener muy en cuenta la respiración, es decir, primero debemos aprender a respirar bien para luego intentar la relajación completa.

La respiración y la relajación

Flor de Loto - Relajación

El promedio de inspiraciones y espiraciones en la especie humana es de 18 por minuto, variando entre 15 y 20; la respiración constante dentro de estos márgenes es lo normal. Pero como las personas vivimos de una forma antinatural, anormal, nuestra respiración también lo es. Desgraciadamente, nuestra cultura antepone el desarrollo cultural y económico a nuestro sentido corporal: éste sólo lo relacionamos con el dolor.

El movimiento es una de las formas de activar nuestro sentido corporal pero, debido a nuestra manera de vivir –las prisas, el trabajo, la vida social, etc…- cada generación se mueve menos que la anterior. Buena parte de la culpa la tienen las máquinas, que han hecho desaparecer multitud de puestos de trabajo que requerían esfuerzo físico.

La respiración consta de tres movimientos: exhalación, pausa e inspiración. La pausa cumple una función muy importante, ya que durante la misma se descansa del esfuerzo de inspirar y se acumula la energía necesaria para emprender la inhalación siguiente. Es una fase vital dentro del proceso respiratorio.

Las condiciones atmosféricas desempeñan un papel muy importante en nuestra respiración. Una temperatura moderada y un bajo grado de humedad facilitan los ejercicios respiratorios. La contaminación atmosférica limita inevitablemente la respiración.

Durante los ejercicios de relajación, se debe notar como al respirar suave y lentamente, todos los músculos se relajan y se siente una sensación de mejoría y felicidad. La respiración debe ser silenciosa y sin esfuerzo.

Bostezar y elevar hombros y omoplatos al respirar, ayuda den los ejercicios de respiración-relajación, así como los suspiros y estiramientos.

No es la cantidad de inspiraciones y espiraciones lo que protege la vida, sino la calidad de las mismas.

La respiración completa es aquella en la cual el aire penetra al máximo y lentamente en los pulmones, es decir, hasta que ya no es posible conseguir que entre más. El aire inspirado queda retenido durante un tiempo apreciable para después salir muy lentamente hasta que no se puede expulsar más aire.

La relajación es el estado perfecto del ser humano. Si somos capaces de alcanzarlo y mantenerlo, llegaremos a conseguir todo aquello que nos propongamos; una decisión tomada en un momento de alteración no nos conducirá a nada positivo, por tanto, lo primero y más importante es relajarse.

 

fuente: Diccionario de las piedras curativas. (Puedes encontrarlo en la libreria de nuestra tienda on-line)