Usted está aquí: Inicio Noticias Jardines Zen para relajarse y meditar
29.11.2011

Jardines Zen para relajarse y meditar

Jardín Zen también llamado jardín seco

Jardines Zen para relajarse y meditar

Jardin zen de sobremesa

Uno de los monumentos más peculiares de la cultura japonesa de Kyoto es un jardin Zen, una superficie de arena que contiene 15 rocas pero que en su origen tuvo 16.

Explica la leyenda que un jardinero terminó su obra y llamó al  emperador para que contemplara su jardin.  El le felicitó. “Es el mas hermoso de los que he visto jamás y esa roca es la más bella de todas” le dijo el emperador. Al instante el jardinero cogió la roca y la hecho al mar y le dijo al emperador, “Ahora está todo perfecto  y en armonía. Un jardín al igual que en la vida, tiene que ser visto en su totalidad. Si nos detenemos en la belleza de cada detalle, el resto nos parecerá demasiado feo”.

Los jardines Zen representan el universo y están concebidos para inspirar vitalidad y tranquilidad. Estos jardines están hechos para ser observados y entrar en estado meditativo.

Contemplar un jardín japonés es como sumergirse en un sueño donde las rocas son montañas, la grava se modula en forma de ondas provocadas por la caída de una gota de agua imaginaria en un estanque, y las cañas de bambú al moverse, dejan oír la música de sus emociones. Se deben admirar como si se tratara de una pintura donde la apertura de la mente son esenciales.

El crear jardines Zen, tanto en un jardín como un jardín Zen de sobremesa es una experiencia  muy agradable meditativa y creativa. Su tamaño no es importante son mas importantes los elementos que se van a utilizar (arena, piedras, velas y un pequeño buda). Hay tres aspectos a tener en cuenta, la simplicidad, la fluidez y el espacio.

Puedes encontrar jardines Zen de sobremesa en nuestra tienda online

Para disfrutar de los pequeños jardines Zen de sobremesa hay que: respirar profunda y lentamente mientras se rastrilla la arena dibujando líneas, círculos o figuras simétricas. El jardín Zen de sobremesa puede convertirse en un espacio de cambio permanente donde puedes añadir o retirar elementos, recolocar piedras, alisar o trazar nuevas líneas, dejando que nuestra mente y espíritu se exprese libremente, estimulando la creatividad. Estos mini jardines Zen pueden ser muy útiles para el estrés.