Usted está aquí: Inicio Noticias Amatista, la piedra protectora
18.12.2009

Amatista, la piedra protectora

La amatista es una piedra extraordinariamente poderosa y protectora, con una elevada vibración espiritual.

Amatista, la piedra protectora

Drusa de Amatista

La amatista es un tranquilizante natural que bloquea las tensiones geopáticas y las energías ambientales negativas. Tiene grandes poderes curativos y limpiadores, y potencia la conciencia espiritual. Supera adicciones y bloqueos de todo tipo, y usada a un nivel superior, la amatista te abre a otra realidad.

La amatista es extremadamente benéfica para la mente, relajándola o estimulándola, según resulte adecuado. Ayuda a la meditación, haciendo que te sientas menos disperso y más enfocado en el control de tus facultades. Potencia la asimilación de nuevas ideas y conecta la causa con el efecto.

Esta piedra facilita el proceso de toma de decisiones, aportando sentido común e intuiciones espirituales. Mentalmente, calma y sintetiza, y ayuda a transmitir las señales neuronales dentro del cerebro. Es de gran ayuda en los casos de insomnio causados por una mente hiperactiva y protege de las pesadillas recurrentes. La amatista potencia la memoria y mejora la motivación, haciéndote más capaz de marcarte objetivos realistas.

La amatista favorece el centramiento emocional, equilibrando las subidas y bajadas. Disipa la ira, la furia, el miedo y la ansiedad. Alivia la tristeza y la pena. Ayuda a integrar las pérdidas.

La amatista es una de las piedras más espirituales, pues promueve el amor a lo divino, potenciando el desinterés y la sabiduría espiritual. Abre la intuición y refuerza los dones psíquicos. Es una piedra excelente para meditar.

A nivel curativo, la amatista potencia los órganos de limpieza y eliminación,  el sistema inmunitario y la producción de hormonas, y sintoniza el sistema endocrino y el metabolismo. Excelente limpiador sanguíneo, la amatista alivia el dolor y las tensiones físicas, emocionales y psicológicas, y bloquea el estrés geopático. Alivia los dolores de cabeza y permite soltar tensiones. Ayuda a sanar las enfermedades pulmonares, las dolencias de la piel y los desórdenes celulares y del sistema digestivo. Es benéfica para los intestinos, pues regula la flora, elimina parásitos y favorece la reabsorción de agua. La amatista trata el insomnio y aporta un sueño reparador.

La amatista limpia el aura y transmuta la energía negativa, estimulando los chakras. Puede estabilizar enfermedades psiquiátricas, pero no debe usarse en casos de paranoia o esquizofrenia.

Como joya, la amatista es especialmente benéfica cuando se lleva sobre la garganta o el corazón.

Como más oscuro es el color lila de la amatista, más fuertes son sus propiedades.

En nuestra tienda online, encontrarás “Drusas" y “Colgantes" de amatista y también libros especializados como el “Diccionario de las piedras que curan" o “La biblia de los cristales”.

 

fuente: La biblia de los cristales. Judy Hall